Aprovechando que hoy es lunes, quería comenzar la semana con una reflexión…
Cuando nos dirigimos al trabajo, aún con el aroma del café y la camisa todavía fría suceden cosas maravillosas. Aún no estamos con la cabeza pensando 100% en los asuntos de la empresa, y la imaginación todavía recogiéndose en los sueños de la noche, sigue con nosotros.
Vemos situaciones, colores, formas, y tienen algo especial, cercano… que seguro cuando volvamos a ver por la tarde no reconoceremos.
Quería mostraros lo que me encontré hace un par de días de camino al trabajo… vi amanecer, como muchos días, pero este, decidí pararme y regalarme un par de minutos. Tampoco es tanto, verdad?
Saqué la cámara de la mochila y tras respirar las luces del frío amanecer, disparé.
Por la noche, de regreso en casa, cuando abrí la foto en el ordenador, pude volver a disfrutar de aquel momento, hasta sentía el frío en las manos mientras sujetaba el ratón…

http://www.google.com/ig/gadgets/sticky-thm.png