El camino de la fotología | FOTOGRAFÍA TERAPÉUTICA – DAVID VIÑUALES

El camino de la fotología

Por fin ve la luz El camino de la fotología!

Años de trabajo, noches sin dormir, animadas discusiones, largas horas de investigación, talleres, clases, conferencias, actividades con pacientes, alumnos y amigos… y escribir, y tachar, y subrayar, y volver a escribir… y volver atrás… y adelante de nuevo…

…y después de todo, tengo algo importante que decir: GRACIAS!!!! Lo que hoy puedo decir sobre el libro, me gustaría que quede reflejado en las siguientes palabras:

Quiero agradecer sinceramente el esfuerzo de todas las personas que han estado allí, ayudando, apoyando y animando durante este maravilloso recorrido. En un pequeño recorrido, quiero hacer hincapié en ciertas personas, que si bien no son todas las que han estado allí, son las que ahora me vienen a la memoria.

Sin extenderme mucho en la historia, este libro es un camino que comienza tras la conclusión de mi tesis doctoral en 2011, punto de inflexión al que llegué de la mano de mi querido director de tesis José María Barragán. Hay grandezas, como este saber conducir, que se perciben más y mejor conforme avanza y reposa el tiempo. Gracias, José María.

Mil gracias a mi familia y amigos; a Marta, incansable siempre al pié del cañón y a mis hijos, Mel y Oscar, que habéis compartido y soportado mis estancias y mis ausencias, no sabría en qué orden. Gracias por estar siempre allí con una maravillosa sonrisa en los ojos y facilitar la vuelta a una realidad que vale la pena vivir una y mil veces más.

También quiero  agradecer especialmente la colaboración y el sobre esfuerzo de todos los profesionales que han participado en esta aventura, siempre con la puerta abierta y la mejor disposición: Laura, revisando literalmente cada coma hasta altas horas de la madrugada, en las vacaciones de 2015 el portátil competía por sitio en la bolsa de playa junto a la crema del sol y las palas y pelotas de los niños; Sergio, qué has trabajado con la profesionalidad que hace años te caracteriza y con esa paciencia infinita que convierte en posible lo indecible, y con esa puerta secreta, abierta 24 horas; David, que has sabido entender con precisión el trabajo y vestirlo con un traje de esos que hace que tengamos ganas de abrirlo… sin que queda atrás una primera muy grata impresión.. Hemos quemado unos excelnetes cafés a la luz mañanera del Duquesa y solo nos ha quedado pendiente un buen run to the hills!; Elena, valiente y profesional como la copa de un pino, todavía mejor amiga y compañera de viaje.

Gracias  a todos los amigos que alrededor de la arteterapia y las fototerapias hemos compartido estos años sueños, ilusiones y proyectos.

Por último, hay dos personas que merecen un agradecimiento especial por su implicación y colaboración. Mariano, literalmente un libro abierto con patas, que ha revisado, recomendado y enseñado auténticas lecciones magistrales, con la voluntad de quien no espera nada más que una buena conversación alrededor de un té con leche y quizás un pincho de tortilla; y Floren, amigo y maestro en tantas cosas, que resumir tu implicación por activa y por pasiva en este trabajo resultaría francamente complejo. Gracias por compartir camino, paseos, fotos y filosofía.