Y después del trabajo… (2ª parte de “camino al trabajo”)



Después del trabajo, un descanso…
una meditación, una observación….
Estaba jugando un poco con la imagen del pantano al amanecer.
(Algunos me habéis preguntado donde estaba tomada: En el pantano de la Peña, entre Huesca y Pamplona).
Estaba buscándole un poco las cosquillas a la foto, intentando estirarla en post producción, y de repente F.M. me manda un mail y me pregunta: ¿Y si la conviertes a blanco y negro, no ganaría esta instantánea?
Que buena idea. Estamos tan inmersos en este mundo tan bullicioso y multicolor, que casi no nos acordamos de las imágenes en blanco y negro.
Además de tener una presencia más solemne, y aportar carisma o atmósfera a lo retratado, sucede algo curioso para aquellos a los que les gusta ampliar los límites de sus equipos digitales: desaparece el “ruido de color” de la fotografía y podemos ahondar en los matices de la misma. Dicho de otro modo, ampliamos su rango dinámico efectivo en más de tres pasos respecto a una imagen en color.

En este “post” muestro la toma original, la forzada en color (5 pasos extra) y la de blanco y negro (8 pasos extra).
La toma de la entrada anterior, está revisada sin llegar al límite, buscando re-producir aquello que mi ojo piensa haber percibido.

http://www.google.com/ig/gadgets/sticky-thm.png