Todo lo que vemos es supceptible de ser fotografiado.
A veces algo nos interesa de una forma especial, porque se trata de nuestro último trabajo, porque estamos en un lugar al que no volveremos en mucho tiempo, porque nuestro primo está haciendo uno de sus reconocidos números familiares…
Lo que sucede es que nos encontramos con un tema. Una excusa con interés.
Al mismo tiempo sucede que nosotros no somos autómatas libres de intención subjetiva. Hoy nos hemos levantado especialmente contentos, o quizás no podemos parar de pensar en la cena que tenenmos que preparar esta noche.
Todos estos estados de ánimo, cambiantes, hace que afrontemos la fotografía de formas muy personales y peculiares, y no solo eso,
si no que cuando revisamos esa misma imágen vemos que lo que nos transmite es diferente a lo que en su día pensábamos que se estaba inmortalizando.
La imágen no es estática es cambiante, porque la imágen no está en la fotografía, está en nuestra mirada.

http://www.google.com/ig/gadgets/sticky-thm.png